Las enmiendas al proyecto de ley de lectura amplían las exenciones de retención y crean un proceso de apelación

Los legisladores aprobaron enmiendas a un proyecto de ley de lectura la semana pasada que crea otra exención, y un proceso de apelación, para los estudiantes en peligro de ser retenidos por reprobar un examen estatal de lectura. Una de las enmiendas también crea planes de lectura personalizados para algunos estudiantes.

La senadora Linda Rogers, autora del proyecto de ley, propuso una enmienda que dice que los estudiantes que no aprueben el examen estatal de lectura de tercer grado, y tengan una tasa de asistencia a la escuela de verano inferior al 90%, deben participar en un plan de lectura individualizado que se adhiera a la ciencia de la lectura.

Esa enmienda también añade nuevos requisitos de presentación de informes de intervención de lectura para los distritos escolares, y crea una exención adicional de buena causa para los estudiantes que ya han sido retenidos dos veces.

Rogers apoyó las otras dos enmiendas aprobadas por el Senado. Una de esas enmiendas dice que los distritos escolares deben crear un proceso de apelación de los padres para la retención de lectura. El senador JD Ford dice que la enmienda da a los padres más voz sobre si su hijo debe ser obligado a repetir un grado.

La tercera enmienda exige que los distritos escolares concienticen a los padres tanto de la importancia de la lectura como de la posibilidad de que los alumnos que no aprueben el examen estatal de lectura al entrar en el jardín de infancia tengan que repetir curso.

Este artículo fue publicado originalmente por WNIN.