Informe: Las plantas de biocombustibles emiten casi tanta contaminación atmosférica peligrosa como el petróleo

El giro de Estados Unidos hacia los biocombustibles está liberando grandes cantidades de contaminación atmosférica peligrosa en comunidades mayoritariamente rurales, según un nuevo informe. El Proyecto de Integridad Medioambiental pide que se ponga fin a las subvenciones a los biocombustibles y se mejore la regulación de las emisiones del sector.

Según el informe, la industria de los biocombustibles -que incluye el etanol y el biodiésel de plantas como la soja- emitió en 2022 casi tanta contaminación atmosférica peligrosa total como las refinerías de petróleo. Afirma que la laxitud de la normativa sobre estas plantas está perjudicando al medio ambiente y a las comunidades en las que se encuentran, a pesar del “lavado verde” de la industria.

Eliot Clay es Director de Programas de Uso del Suelo del Consejo Medioambiental de Illinois. Afirma que las subvenciones federales al maíz y la soja han “diezmado” las comunidades rurales. Clay dice:

“La muerte de lo que a mucha gente le gusta llamar ‘la América de los pueblos pequeños’ se debe en gran parte al hecho de que la industria agrícola se ha consolidado hasta el punto de que han desaparecido las infraestructuras locales para el procesamiento de cereales y molinos y todo este tipo de cosas”.

Casi la mitad de las plantas de biocombustibles identificadas por el informe como “infractoras de alta prioridad” se encuentran en Indiana.

Este artículo fue publicado originalmente por WNIN.